sexta-feira, outubro 31, 2008

किनको सिग्लोस IGUAL


Cinco siglos después siguen llegando los capunias (blancos) al territorio de los indígenas embera। Ahora llegan detrás del cerro y buscan oro, cobre y molibdeno.

Los espíritus que curan y atienden a los enfermos permanecen allá en ese cerro.
En nuestros territorios existe mucha sabiduría y hay sitios sagrados como lo es el cerro que está amenazado ahora por las empresas.

"Decimos no, porque la aplicación de estos proyectos significa la desaparición de comunidades, pueblos y etnias que habitan esta parte del Pacífico colombiano.

Decimos no, porque la vida del ser humano, la de nuestros pueblos y la de la naturaleza no se negocian.

Decimos no, porque el territorio pertenece a las comunidades y pueblos que ancestralmente la hemos habitado, trabajado, protegido y cuidado.

Decimos no, porque estos territorios le pertenecen a las futuras generaciones, quienes están encargadas de garantizar nuestra existencia.

Decimos no, porque esta región es patrimonio de toda la humanidad, luego su destrucción afecta a todos.

Decimos no, porque estos proyectos favorecen exclusivamente al gran capital de las empresas multinacionales, quines actúan con la participación directa del estado, que hace uso de su aparato de guerra, paralelo con la modificación y aprobación de leyes que facilitan la explotación de nuestros recursos; por tanto el estado colombiano es igualmente responsable de la destrucción de las comunidades y pueblos que habitamos esta región.

Decimos no al proceso de consulta previa porque el estado de forma arbitraria ha delegado a las empresas multinacionales la realización de la consulta, desconociendo el carácter participativo y decisivo de las comunidades y pueblos y se utiliza como mecanismo para legalizar decisiones tomadas a espalda de los legítimos dueños.

Decimos no, porque la implementación de estos proyectos afecta la ley de origen de los pueblos indígenas que rigen la existencia en armonía con la naturaleza, nos indica las formas de relacionarnos con ella y consagra nuestra autodeterminación como pueblos".
Declaración del tercer encuentro interétnico - Comunidad indígena de Isla, octubre de 2006.